Quién soy

Marita Escalante

"He tenido la gran fortuna de haber podido descubrir mi misión en esta vida, desarrollar mis cualidades innatas y poder darle sentido a mi ser. Para ello me he especializado en diversos tipos de terapia que trabajan sutilmente a nivel del Alma, y así poder brindarte una ayuda cordial, paciente y muy amorosa".

Crecí de manera tradicional dentro de una familia católica un tanto floja en la práctica de rituales pero muy creyente de Dios y con mucha fé. Siempre me han apasionado los temas referentes al crecimiento espiritual y el desarrollo del alma; desarrollo de nuestras habilidades innatas de tipo místico; que todos poseemos pero que por falta de información, desconocemos.

Desde pequeña lo cuestioné todo; no me eran suficientes las respuestas simples con lo que se pretendía explicar los grandes misterios de la vida. Sentía que faltaba algo más y que no encontraba respuestas.

Me enseñaron a amar a ese Ser Supremo, omnipotente, omnisciente, omnipresente y omnibenevolente; que todo lo puede, que todo lo sabe, que todo lo abarca y que es absolutamente bueno, que emana Amor. Y me enseñaron lo más importante; que Dios no se encontraba fuera de mí, lejos; sino que moraba dentro mío.

Dentro de la crianza tradicional que tuve, lo espiritual, lo místico, por ser prácticas desconocidas para la mayoría de las personas, fueron siempre rechazadas pues generaban miedo, desconfianza; se les desvalorizaba o se les atribuía presagios malignos o mágicos. Todo producto de la ignorancia y de la falta de información en el tema.

Se que hoy en día hay muchísimas personas como yo, alrededor del mundo, que han “despertado” que han sentido y están sintiendo el llamado de su alma, que se están reconociendo como seres espirituales, que están despertando la conciencia y que sienten la gran necesidad de crecer, de evolucionar y sobre todo de ayudar al prójimo.

Estamos comenzando a tomar conciencia de que no somos tan sólo un cuerpo material, sino un espíritu. Un espíritu eterno, que no muere sino que siempre ES y como tales, debemos de ser responsables de nuestros actos, hacernos responsables de nuestras vidas, tomar la decisión de vivir vidas en plenitud, ausentes de todo conflicto, de toda enfermedad.

Abrir nuestros corazones, para colaborar los unos con los otros y lograr la tan ansiada paz, la armonía interior que nos es tan esquiva porque buscamos nuestra felicidad “afuera”, en otros, en bienes materiales, en dinero, en nuestra profesión; o simplemente no queremos hacernos responsables de nuestros propios actos y actitudes, vivimos culpando a otros, sin querer perdonar, ni perdonarnos a nosotros mismos.

La felicidad se encuentra DENTRO DE UNO MISMO, EN NUESTRO CORAZÓN, EN NUESTRA ESENCIA, en esa vocecita que a veces escuchamos y a la cual generalmente no le hacemos caso, llamada INTUICIÓN.

Ese es el llamado de nuestro espíritu, de nuestra alma, es nuestra conexión con nuestro SER SUPREMO que ES y que TODO LO PUEDE, que busca integrar y no destruir.

Esa es la clave para nuestra felicidad y paz interna, vivir en constante conexión con nuestra conciencia, con nuestra alma; simplificarnos la vida, no cargando con resentimientos y buscando siempre practicar el bien, el amor y la unión.

Deseo que con UNIÓN y AMOR éste sea un espacio de luz en donde podamos aprender los unos de los otros, sanar nuestro espíritu, sanar nuestro cuerpo, sanar nuestras emociones, sanar nuestros conflictos.

Ser todos hermanos y aceptarnos tal cual somos, sin distinción de raza, religión, creencias, culturas. Que sea un lugar de UNION AMOROSA para evolucionar en conjunto e irradiar la paz, el amor y la fraternidad a nuestro entorno, nuestras familias, nuestras ciudades y nuestro planeta.

Image

15 años de experiencia al Servicio de la ayuda
Conoce mi Hoja de Vida